"Mi dolor de exilio es tan grande que cubre todo mi cuerpo. Muevo un dedo del pie y sufro". Lejos de casa (novela) vmi

“Minha dor de exílio é tão grande que cobre todo o meu corpo. Movo um dedo do pé e sofro.”Longe de casa ( romance) vmi




¡Bravo, Carlos Giménez! / Francis Rueda, actriz: “Carlos era un hombre muy generoso” / entrevista de viviana marcela iriart, Caracas 15 de agosto de 2013



 

“Recuerdo vívidamente la experiencia que tuvimos en el Chorolque, 
un pico que está a 5.000 metros sobre el nivel del mar 
y que es la mina de estaño más alta del mundo. 
Allí, como no había luz, actuamos iluminados por los focos de los mineros, 
es decir rodeados por 40 mineros que nos iluminaban con sus cascos 
mientras hacíamos teatro para niños. 
Esta gira significó un descubrimiento pavoroso de América Latina, 
que va más allá de lo epidérmico. 
Entramos en contacto con la miseria total de América Latina.”





¡Bravo, Carlos Giménez! Porque Carlos (Argentina1946-Venezuela 1993) en apenas 30 años de carrera dirigió más de 60 obras de teatro en Argentina, Venezuela y en Estados Unidos, donde fue invitado por el mítico Joseph Papp y creó ocho instituciones culturales de gran importancia.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porqué creó  el Festival Internacional de Teatro de Caracas (junto a la entrañable y talentosa MaríaTeresa Castillo); el IUDET (Instituto Universitario de Teatro), el Grupo Rajatabla, el Taller Nacional de Teatro (TNT), el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela (TNJV), el Centro de Directores para el Nuevo Teatro (CDNT), ASITEJ (Asociación Internacional de Teatro para la Juventud), Rajatabla Danza y, en Córdoba,  el grupo El Juglar cuando todavía era adolescente.

¡Bravo, Carlos Giménez! Por hitos como  “El Coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez, “Bolívar” y “La Muerte de García Lorca” de José Antonio Rial, “Martí, La Palabra” de Ethel Dahbar, “Señor Presidente” de Miguel Ángel Asturias, “Tu país está feliz” de Antonio Miranda, “El Campo” de Griselda Gambaro, “La señorita Julia” de Strindberg, “Peer Gynt” de Ibsen…  Porque sus obras fueron ovacionadas en Europa, Estados Unidos y América Latina.  Porque su talento como director y gerente cultural fue único, extraordinario, irrepetible en la escena latinoamericana.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque a los 19 años gana sus primeros premios internacionales en los festivales de teatro de Cracovia y Varsovia (Polonia), uno de ellos otorgado por el Instituto Internacional de Teatro-Unesco (ITI)  y participa en el Primer Festival de Teatro de Nancy (Francia).

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque a los 22 años recorre América Latina por tierra haciendo teatro para los mineros, los pescadores, los olvidados de la tierra y nunca dejó de hacerlo.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque fue generoso, amable, humilde y agradecido, aunque a veces la leyenda diga lo contrario. Un ser humano con todas las virtudes, defectos y contradicciones de los seres humanos.

¡Bravo, Carlos Giménez!
Porque fue un genio.
Y nos hace mucha falta.



"Nosotros decíamos: Ni los Beatles tienen tanto éxito como el Rajatabla"




Francis Rueda y Aitor Gaviria en "Mozart El Angel Amadeus"

 

 

Francis, ¿en qué año y en qué ciudad conociste a Carlos Giménez?
Lo conocí en el año 71 en Caracas.

¿En qué circunstancias?
Estaba haciendo "Profundo" de Cabrujas para el Teatro Nacional Popular donde estaba contratada y alguien me dijo que un joven quería formar un grupo de teatro, que venía de Córdoba-Argentina y se llamaba Carlos Giménez. Cuando me entrevisté con él me quedé sorprendida por que tenía 23 años, a pesar de su juventud era un líder. Nació para eso.


¿Cómo era Carlos entonces?
Era un muchacho con una claridad en lo que hacía, brillante y generoso con su gente.

¿Crees que Carlos cambió  cuando se hizo famoso y se convirtió casi en el hombre más poderoso de la cultura venezolana?
Cambió en que se hizo más grande en lo que hacía, pero con su gente siempre fue el mismo. Odiado y envidiado por muchos y querido de verdad por pocos. Aparte de ser un artista sensible hasta los tuétanos fué un gran Gerente Cultural.

Carlos era un hombre muy generoso, de ayudar mucho a la gente tanto con dinero como con trabajo. Pero también era un hombre, a veces,  con un carácter terrible. Yo, que trabajé con él, lo escuché gritar muchas veces pero nunca sin motivo. ¿Cómo fue tu relación con él?
Fue una relación eternamente maravillosa a nivel personal y profesional. En mis comienzos en Rajatabla (1971), recuerdo que yo vivía en un barrio bastante retirado del sitio de ensayo y siempre estuvo pendiente de ayudarme económicamente para que pudiera llegar a mi casa. Jamás me gritó, ese afecto fue mutuo hasta que se fue de este plano, no me separé de él nunca.

¿En cuáles obras trabajaste con él?
Tu país está feliz, Venezuela Tuya, (1971); La tempestad de Shakespeare, El Campo de G. Gambaro, Oficina Número 1 de Otero Silva, Fuenteovejuna de Lope de Vega, y cuando me dieron el Premio María Teresa Castillo, lo escogí para que me dirigiera en La Señorita Julia de Strindberg. Nos entendíamos extraordinariamente en el escenario. 










"Tu país está feliz" fue una revolución cuando se estrenó y luego se convirtió en leyenda. ¿Cómo fueron los ensayos?

Sí Viviana, efectivamente fue una revolución, recorrimos todo el territorio Nacional y fuimos a los Festivales de Manizales y Puerto Rico con un éxito sin precedentes. Se estrenó en el viejo Ateneo de Caracas que era un espacio maravilloso. Los ensayos eran interminables, salíamos de madrugada y yo tenía que quedarme a dormir en el ático del teatro, fue una experiencia única. Luego ese montaje se hizo muchas veces con otros actores, pero no con la misma magia. Nosotros decíamos: Ni los Beatles tienen tanto éxito como el Rajatabla, nos adoraban en cualquier sitio donde nos presentábamos. En Bogotá fue un suceso. Lo más rico era que a pesar que viajábamos sin casi nada de recursos económicos, éramos tan jóvenes que no nos importaba dormir en el piso, comer regular, etc. 



¿Cómo fue el día del estreno?

El día del estreno fue increíble, había tanta gente diariamente que se formaban (como decimos aquí), unos atajaperros que no se podían controlar. Fueron llenos totales durante muchísimos meses, prácticamente vivíamos allí, pues estábamos ensayando Venezuela Tuya, que también fue un suceso. 

¿Y el día de la última función?
La última función fue en Puerto Rico, nos presentamos en un teatro llamado COPARTE, que por cierto se quemó meses después, allí estaba Luís Molina quien luego vivió aquí años y era la cabeza del CELCIT, ¿recuerdas? En Tu país está feliz, también hubo una anécdota buenísima: había una escena donde todos nos desnudábamos y yo nunca lo había hecho, y Carlos me dijo: Bueno Francis, entonces, cuando te vas a quitar la bata. Mañana, le contestaba y al día siguiente tampoco lo hacía; se subió al escenario y me la arrancó descociendo todos los botones. Fue terrible pero él era así

¿Cuál de sus obras de teatro te impactó más? ¿Por qué?
Muchas de sus obras me impactaron, era muy hábil escogiéndolas. Era comprometido con lo que hacía y tenía el sentido de lo que significaba el teatro "Un hecho social" y sus trabajos estaban enmarcados en ese sentido: Sr Presidente, El Campo, Casas Muertas, Fuenteovejuna, etc.

¿Qué significó para ti la muerte de Carlos?
Una pérdida irreparable para nuestro teatro, un dolor a nivel personal muy grande.

¿Y para la cultura venezolana?
Aunque hay gente que por soberbia no reconoce su trabajo, fue un bajón enorme para nuestro mundo cultural. Era inquieto, abrió fuentes de trabajo con una generosidad fuera de serie. Fue muy inteligente a la hora de ejecutar proyectos.


¿Qué es lo que más valoras de su trabajo y de su persona?
Su capacidad de trabajo, era insólita, trabajábamos 10 horas diarias y al día siguiente a las 8 am era el primero en llegar. Conversaba mucho con sus actores. Como persona fue mi amigo-hermano.

 ¿Quieres contarme alguna anécdota que hayas vivido con él?
Una muy buena. En El Campo, una obra terrible, estrujante; mi personaje Emma era desvalida, maltratada, tenía sarna, la cabeza rapada sin dientes y un día me dijo: Francis, tienes que raparte la cabeza y sacarte los dientes de adelante y después te pones prótesis. Me eché a reír, pero me lo dijo en serio. Bueno Carlitos me raspo mi coco, pero lo de los dientes estás loco de bolas. A veces me llamaba en la madrugada para conversar de proyectos juntos, mi marido me celaba mucho de él. Yo le decía: Gilberto, Carlos y yo somos como las aldabas, siempre juntos. Luego fueron muy amigos.


 Si Carlos pudiera escucharte, ¿qué le dirías?
Que lo extraño inmensamente y que hace mucha falta en este momento. Siempre le dedico mis funciones.


Caracas
15 de agosto de 2013



FRANCIS RUEDA

Actriz venezolana con 48 años dentro del teatro, cine y televisión. Ha participado en más de 100 obras de teatro, 12 películas y una infinidad de telenovelas y teleteatros. 

Ha pertenecido a los más importantes grupos del país: Teatro Nacional Popular, Rajatabla, Compañía Municipal de Teatro, Nuevo Grupo y fue durante 9 años Primera actriz de la Compañía Nacional de Teatro

Ha recibido innumerables premios entre ellos: Premio Municipal (en 7 ocasiones), Premio Nacional del Artista, Premio Juana Sujo, Premio Fernando Gómez, Premio María Teresa Castillo, Orden Andrés Bello, Juan Francisco de León, Mérito al Trabajo, Guarairarepano, todas en su 1era Clase. 

Desde hace 20 años pertenece al Grupo Teatro del Duende que junto con Gilberto Pinto (QEPD) preside. 

Ha realizado un repertorio de autores nacionales y universales: Chejov, Strindberg, Camus, Lorca, Williams, O"Neill, Goldoni, Moliere, Lope de Vega, Zorrilla, Carballido, Ruíz de Alarcón, Miller, Cabrujas, Pinto, Chocrón, Rengifo, Chalbaud, etc. 

En el año 2006, se inauguró una sala experimental que lleva su nombre.

Desde hace 2 años ha incursionado en la pedagogía como profesora de Voz e Interpretación.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...