"Mi dolor de exilio es tan grande que cubre todo mi cuerpo. Muevo un dedo del pie y sufro". Lejos de casa (novela) vmi

“Minha dor de exílio é tão grande que cobre todo o meu corpo. Movo um dedo do pé e sofro.”Longe de casa ( romance) vmi




¡Bravo, Carlos Giménez! Néstor Muzo, actor: “Carlos era un hombre que transgredía todo el tiempo” / entrevista de viviana marcela iriart, Madrid 25 de agosto de 2013





"Para combatir la nostalgia, como fuerza natural que nos lleva al futuro, hemos llenado la casa de juventud. Organizaciones y movimientos, tanto o más polémicos que el Rajatabla del 71, están conquistando nuevos espacios para la imaginación." Carlos Giménez (artículo) 





¡Bravo, Carlos Giménez! Porque Carlos (Argentina 1946-Venezuela 1993) en apenas 30 años de carrera dirigió más de 60 obras de teatro en Argentina, Venezuela y en Estados Unidos, donde fue invitado por el mítico Joseph Papp y creó ocho instituciones culturales de gran importancia.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porqué creó  el Festival Internacional de Teatro de Caracas (junto a la entrañable y talentosa MaríaTeresa Castillo); el IUDET (Instituto Universitario de Teatro), el Grupo Rajatabla, el Taller Nacional de Teatro (TNT), el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela (TNJV), el Centro de Directores para el Nuevo Teatro (CDNT), ASITEJ (Asociación Internacional de Teatro para la Juventud), Rajatabla Danza y, en Córdoba,  el grupo El Juglar cuando todavía era adolescente.

¡Bravo, Carlos Giménez! Por hitos como  “El Coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez, “Bolívar” y “La Muerte de García Lorca” de José Antonio Rial, “Martí, La Palabra” de Ethel Dahbar, “Señor Presidente” de Miguel Ángel Asturias, “Tu país está feliz” de Antonio Miranda, “El Campo” de Griselda Gambaro, “La señorita Julia” de Strindberg, “Peer Gynt” de Ibsen…  Porque sus obras fueron ovacionadas en Europa, Estados Unidos y América Latina.  Porque su talento como director y gerente cultural fue único, extraordinario, irrepetible en la escena latinoamericana.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque a los 19 años gana sus primeros premios internacionales en los festivales de teatro de Cracovia y Varsovia (Polonia), uno de ellos otorgado por el Instituto Internacional de Teatro-Unesco (ITI)  y participa en el Primer Festival de Teatro de Nancy (Francia).

¡Bravo, Carlos GiménezPorque a los 22 años recorre América Latina por tierra haciendo teatro para los mineros, los pescadores, los olvidados de la tierra y nunca dejó de hacerlo.

¡Bravo, Carlos Giménez! Porque fue generoso, amable, humilde y agradecido, aunque a veces la leyenda diga lo contrario. Un ser humano con todas las virtudes, defectos y contradicciones de los seres humanos.

¡Bravo, Carlos Giménez
Porque fue un genio.
Y nos hace mucha falta.


“cuando acabó  el ensayo me preguntó que me parecía.... y yo, desde no se saber bien que decir, le dije: ¡sigue así Carlos que vas a llegar lejos!!....A él le dio mucha risa”

 


¿En qué año y en qué ciudad conociste a Carlos?
Conocí a Carlos Giménez en el año 83 cuando iba a comenzar el VI Festival Internacional de Teatro, en Caracas. Yo fui al festival como visitante, desde Córdoba, Argentina,  y acabé trabajando en la parte de gestión. 
   
En ese momento Carlos era muy famoso y uno de los hombres más poderosos de la cultura venezolana.  ¿Qué impresión te causó? 
La primera impresión fue la de un hombre apasionado, implicado y generoso, amaba el teatro y eso lo transmitía. Estaba a full con el teatro y podía estar horas cuando algo le interesaba.  En relación al poder, en ese momento no le veía como a un hombre "poderoso", lo veía como a un hombre que tenía autoridad  y que amaba el teatro como yo.
 
¿Qué te motivó a ir al Festival?
Leí en La Voz del Interior, un diario de Córdoba, un titular que decía: “grandes figuras del teatro mundial se congregan en Caracas”.... Y salía una foto de Carlos Giménez. Fue leer el artículo e inmediatamente decidir que quería estar  allí. Un billete de avión valía una fortuna y conseguir la visa era muy complicado, había que ir al Consulado en  Buenos Aires,  saqué mi pasaporte, y me fui a dedo a Buenos Aires, tardé 24 horas en llegar.  Mis padres tuvieron que poner en aval su casa para obtener el visado y me pagaron parte del billete de avión. Pero la ilusión era enorme, ni siquiera sabía qué iba hacer  pero mi intuición me decía que tenía que estar ahí. 

Y no te falló. ¿Quieres contarme alguna anécdota que hayas vivido con él?
Nunca lo olvidaré… año 1983, yo acababa de llegar a Caracas porque quería ver las obras del festival, que estaba a punto de comenzar. No conocía absolutamente a nadie, pero mi ilusión de estar ahí era algo increíble para mí.
Fui a su despacho y pedí hablar con el,  había una secretaria y también estaba Anita, su hermana. Le dijeron que le buscaba un “chico” y Carlos se asomó por la puerta, me vio y me dijo: “espérame ahí afuera que cuando pueda te hago pasar.”
Yo, que estaba con mi maleta de recién llegado, le hice caso, y estuve cuatro horas sentado esperándole en un banquito fuera de su oficina.
Cuando Carlos salió para irse me vio sorprendido y me dijo: “¿qué haces aquí?...perdón, ¡pensé que ya no estarías!.”... Entonces llamó a Anita y le dijo que me buscara algo para hacer en el festival. ¡Qué emoción sentía!  Mis pequeños deseos ya se estaban realizando. ¡¡Fue ahí donde te conocí Viviana Iriart! ¡Con tus lentes y tu buena onda que irradiabas en aquel entonces!... Recuerdo que comencé ayudando en la oficina y luego ya en el teatro como asistente de los montajes de las compañías que venían de gira. 
Mi paso por Rajatabla fue una experiencia que marcó mi vida….siempre lo recordaré como una experiencia de expansión en todos los sentidos.

También a mí conocer y trabajar con Carlos me marcó la vida.  Y recuerdo muy bien el día que tú  llegaste a la oficina,  porque Anita me llamó y me dijo que estaba muy preocupada por ti, porque no tenías donde pasar la noche. Tú eras tan simpático que enseguida la gente te quiso. Te llamábamos “el muchacho de los besos ruidosos”, porque tus besos eran sonoros. Pero volviendo a Carlos, tu relato cuenta lo amable y generoso que era, a pesar de la fama terrible que le han hecho. Es verdad que cuando se enojaba estallaba como un volcán, pero yo nunca lo escuché gritar sin motivo. ¿Cómo fue tu relación con él?
Mi relación con el fue cordial, nos caímos bien desde el primer momento. Nunca tuve una discusión, entre otras cosas  porque los roles eran bien claros, yo era un aprendiz y lo que quería era estar ahí para aprender y él era ya una figura reconocida.  Yo por aquel entonces era muy joven y aunque ya era actor mi experiencia era poca. Pienso que lo "gracioso" fue que yo no tenía tanta consciencia del prestigio que tenía en ese entonces  Carlos Giménez, de ahí que pude relacionarme con él de una manera más natural. Creo que eso a él le resultó simpático, porque él me trataba de tú a tú. Sentía admiración por él pero de una manera cotidiana, ¿me explico?.... De hecho, y cuento una anécdota, un día fui a los ensayos de Bolívar antes de la gira por Argentina, y cuando acabó  el ensayo me preguntó que me parecía.... y yo desde no se saber bien que decir le dije: ¡sigue así Carlos que vas a llegar lejos!!....A él le dio mucha risa, por el atrevimiento que me tomé y porque no espera una respuesta así.  Mi relación con el fue espontánea, aunque luego (en el tiempo)  ya no me hizo más caso porque había mucha gente alrededor de él que lo reclamaba. 

¿En qué obras trabajaste con él?
Después del festival me quedé como asistente de montaje de varias obras que pasaron por el teatro (no recuerdo el nombre) y algunas del mismo Rajatabla. Luego hice gira con Rajatabla por Buenos Aires y Córdoba, Argentina, con "Bolívar" y "La muerte de García Lorca",  y esto ya fue todo un acto de generosidad de Carlos, el tenerme en cuenta.
        
 ¿Cuál de sus obras de teatro te impactó más? Por qué?
Todas sus obras tenían un sello inconfundible, sus puestas eran casi siempre grandiosas, y esto en su momento era algo que a mí me atraía bastante, haciendo memoria tal vez una de las obra que mas recuerdo es “El Coronel no tiene quien le escriba”… había escenas conmovedoras.

¿Qué es lo más importante que aprendiste de Carlos?
Había algo de Carlos que yo admiraba, ahora en el tiempo puedo verlo con mas claridad, y era su manera de implicarse en lo que el creía. Su  manera de “darse” sin límites…solo conocía límites cuando se topaba con ellos. Carlos era un hombre que transgredía todo el tiempo, esto para mí era un valor importante. Siempre he admirado a la gente que es capaz de transgredirse a sí misma…. Y eso también lo proyectaba en su arte.
       
¿Qué significó para ti la muerte de Carlos?
Cuando me enteré yo no estaba involucrado en la compañía, ni cerca de él…aún así me dio tristeza, y sentí que era un perdida para todos.

¿Qué es lo que más valoras de su trabajo y de su persona?
¡Él dejó muy claro que se puede trabajar para conseguir “eso” que tanto deseas! Tanto a él como sus trabajos fueron reconocidos en varios países, creó un movimiento teatral que inspiró a muchos, y que aportó en su momento otra mirada sobre como hacer teatro desde la imaginación en la puesta en escena. 

Si Carlos pudiera escucharte, ¿qué le dirías?
Que el teatro sigue siendo una gran inspiración para la humanidad, y que tú “Carlos” dejaste tu contribución con Tu visión transgresora y creativa!!  ¡¡Gracias de corazón! … ¡Viva el teatro!



Madrid – City Bell
25 de agosto de 2012






Actor. Payaso. Director de Escena. Ha realizado numerosos montajes, como actor, director y productor con su   propia compañía de teatro durante 20 años. Actualmente combina su labor Artística como payaso de hospital en la Fundación Theodora en Madrid, Doctores Apapachos en Mexico, con la enseñanza del lenguaje del Clown a nivel artístico y terapéutico.













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...